El lugar del principio

La casa está perdida en un jardín o un jardín esconde en su garganta el hogar que vivimos, lenguaje elemental, laberinto de piedra, las ramas de los árboles que abrazan a ese mundo herido en el costado. A veces el

El lugar del principio

La casa está perdida en un jardín o un jardín esconde en su garganta el hogar que vivimos, lenguaje elemental, laberinto de piedra, las ramas de los árboles que abrazan a ese mundo herido en el costado. A veces el

Autoconciencia

De nuevo esto está bien y ahora qué hago se dice todo artífice ante el halago de su propio elogio y conciencia que es toda, pero toda la ciencia de la que disponer pueda ante el girar de la rueda

Autoconciencia

De nuevo esto está bien y ahora qué hago se dice todo artífice ante el halago de su propio elogio y conciencia que es toda, pero toda la ciencia de la que disponer pueda ante el girar de la rueda

Café

En el tiesto los granos de café tiene sonido de pisadas. Los granos se oscurecen y el pensamiento se agita; cucharadas de azúcar los negrean y abrillantan. El aroma es un caballo que trepa los tejados. Todo está quieto, solo

Café

En el tiesto los granos de café tiene sonido de pisadas. Los granos se oscurecen y el pensamiento se agita; cucharadas de azúcar los negrean y abrillantan. El aroma es un caballo que trepa los tejados. Todo está quieto, solo

Duermevela

Sueño que estoy soñando tú estás en mi sueño con tus ojos llenos de amor nos soñamos en un sueño en que no podemos tocarnos este sueño es persistente y denso y lo envuelve todo este sueño es como el

Duermevela

Sueño que estoy soñando tú estás en mi sueño con tus ojos llenos de amor nos soñamos en un sueño en que no podemos tocarnos este sueño es persistente y denso y lo envuelve todo este sueño es como el

Esencia

Creo en la muerte de tu boca Creadora del silencio y de la niebla Creo en el olvido de tus labios Como en dos pecados de sangre Creo que tu última palabra Se me deshace en la lengua Como un

Esencia

Creo en la muerte de tu boca Creadora del silencio y de la niebla Creo en el olvido de tus labios Como en dos pecados de sangre Creo que tu última palabra Se me deshace en la lengua Como un

Extraño ese calor

Extraño ese calor con que la poesía llegaba de pronto. Ahora la requiero como un puente para cruzar esta frontera extraña y familiar entre ese cuerpo al que no cuestionaba y obedecía a ciegas, y este al que veo envejecer

Extraño ese calor

Extraño ese calor con que la poesía llegaba de pronto. Ahora la requiero como un puente para cruzar esta frontera extraña y familiar entre ese cuerpo al que no cuestionaba y obedecía a ciegas, y este al que veo envejecer

Si en el constante andar del camino

Si en el constante andar del camino se va revelando una pregunta tras de otra; ¿por qué el hombre se ha desinteresado en avanzar si él es la respuesta total y finita? Mario Urquiza Montemayor ( 1994 – )

Si en el constante andar del camino

Si en el constante andar del camino se va revelando una pregunta tras de otra; ¿por qué el hombre se ha desinteresado en avanzar si él es la respuesta total y finita? Mario Urquiza Montemayor ( 1994 – )

Canción

Pasé un verano entero escuchando ese disco. Para que la emoción no se le fuera lo escuchaba una vez cada día. Si me quedaba hambriento salía a caminar. A su manera la luz cantaba esa canción, la cantó el mar,

Canción

Pasé un verano entero escuchando ese disco. Para que la emoción no se le fuera lo escuchaba una vez cada día. Si me quedaba hambriento salía a caminar. A su manera la luz cantaba esa canción, la cantó el mar,